Somehow the world feels colder now

jueves, 29 de noviembre de 2012

Te Vas

Te vas... y no sé explicar lo que siento aquí dentro en mi pecho
Será que el amor se me vuelve enemigo si no estás conmigo
Y sé...que yo lo intenté y que perdoné
Puse mi alma y mi fe hasta el fin
Di todo por ti, sólo por ti

Te vas y no entiendo
cómo fue que el amor se murió en el intento
Te vas y no puedo
Soportar el dolor, dime cómo lo enfrento porque
Si yo no fallé y supe entender
Para poder seguir
Y esperaría por ti...si decides volver

Y estoy otra vez empezando de cero
Intentando volver a vivir aunque sé
que no me alcanza la vida para olvidar
Si tú ya no estas, ya nada es igual
Si pudiera contigo hablar una vez más...
Sólo una más...


Mon Laferte

domingo, 25 de noviembre de 2012

¡¿Por qué la materia es tan enajenable y no la esencia?! Esencia, oscura y testaruda impregnada como una huella...una herida...un vacío...¡una simple nada!.




Soy una especie de Nietzsche de relatos, no puedo escribir más que versos...por ahora.
Stephanie~*

viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Qué ves tú en la micro?

¿Se puede llorar de repulsión? ¿O es preferible vomitar ante la belleza? Sentir el mareo desde las manos rojas y sudadas, llevárselas a la cabeza y acariciar lo que en sueños puede ser real...
Calor todo el tiempo; invasivo, pretencioso, desapercibido, inesperado y pervertido.
Ruedas sobre el camino infinito entre lo que soy, fui y alguna vez seré.

Stephanie

lunes, 15 de octubre de 2012

Dirección San Pablo


Día normal.  Me sentía un poco mareado por el desayuno, no acostumbro a comer huevo en la mañana pero mi mamá insistió. Mentalmente iba repasando los cálculos de álgebra II para la prueba que debía rendir en el instante que mi reproductor se detuvo debido a la falta de batería. Escupí algunos improperios pues escuchar música es la única manera de concentrarme en el viaje de metro.

Faltaban algunas estaciones para llegar a mi destino cuando sentí un tirón en mi mochila e inmediatamente volteé pensando que se trataba de un asalto. Me equivoqué. Era tan solo una niñita con cachetes regordetes con aire de ternura pero a la vez odiosa que tiraba de mí. No la tomé en cuenta y seguí tratando de concentrarme, pero ella seguía perturbando mi tranquilidad así que decidí preguntarle qué quería. “¿Cómo te llamas?”, “¿eso es todo?” “sí, yo me llamo Carolina, ¿y tú?” “Mario”.

Luego de este diálogo descendí pues ya había llegado a la estación Universidad Católica. Volví hacia atrás y allí dentro con las puertas cerradas antes de avanzar, la niña se despedía de mí con sus brazos abiertos. Ignoré el hecho y volví a retomar mis cálculos hasta el momento en que entré a la facultad. Realicé la primera parte de la prueba con total normalidad hasta llegar a la segunda página, quedé en blanco y lo único que había en mi mente era esa niñita, ¿Carolina? sí, ella. Me había importunado el momento preciso en que iba pensando en este tipo de ejercicios. ¡Qué lástima! En todo el año no había tenido este problema, ¿qué clase de futuro ingeniero soy?

Terminó la jornada y me separé de mis amigos lo más rápido posible para tomar el metro y llegar lo más pronto a casa para estudiar. Subí al tren y cuando cerró las puertas me apoyé en la puerta que separa la cabina del conductor de los pasajeros. Cerré los ojos tratando de pensar en todo lo que tenía que hacer esa semana. Sentí una vocecita chillona a mi lado y pensé que debía ser mi imaginación. Me equivoqué, allí estaba la regordeta mirándome con esos ojos negros rodeados de pestañas que parecían tener diez centímetros de largo. La miré y como no tenía nada más que hacer le presté atención. Charlamos fluidamente hasta que llegamos a Tobalaba y le señalé que hacía combinación y ella dijo que hacía lo mismo.
Me pareció extraño que una niñita de su edad, no lo sé…como de unos 8 años, estuviera sola en el metro. 
Decidí preguntarle qué hacía aquí y me contestó que era hija de uno de los conductores y que su madre había viajado muy lejos desde hace ya años y que desde allí no la veía. No pude evitar enternecerme, me recordó cuando mis padres se divorciaron y que mis hermanas mayores (mellizas) se fueron a vivir con él quedando yo en mi casa con mi madre, mi padrastro y el bebé. Llegamos a la estación Simón Bolivar, donde yo vivo y nos despedimos.

Al día siguiente volví a verla en Tobalaba y comenzamos a charlar y así sentíamos ambos que matábamos los minutos del aburrido y agotador trayecto. Le dije que estudiaba Ingeniería comercial y ella me dijo que quería ser veterinaria, me confesó que ya no iba al colegio pero que no sabía por qué. Su pasatiempo era observar a las personas y hacerles rostros graciosos, pero nadie antes se había acercado a hablarle como yo lo hacía.

Así pasaron todos los días de la semana donde forjamos una extraña especie de amistad, la gente nos miraba extraño, sobre todo a mí pero nunca entendí por qué.  Le pregunté quién era su padre y me dijo “Guillermo Salinas”. Así desde entonces cada vez que nos topábamos (que era siempre) hablábamos de nuestras familias, lo que nos gustaba y desagradaba de ellas. Le tomé mucho cariño a Carolina, pero había algo en ella que me inspiraba tristeza –además del hecho que nunca cambiaba sus ropas y el verla siempre sola entre toda la multitud casi sin oxígeno de la línea 1-.

Ya transcurrido un mes de haberla conocido, decidí ir a casa de mi padre en metro y rechacé que mi padrastro me prestara el auto. En todo el trayecto no la encontré, quizá porque era día domingo y estaba con su padre en casa descansando. Estuve todo el día con mi padre y mis hermanas, hablamos de la universidad, trabajo, historias y anécdotas. Entonces aproveché de contarles de Carolina y ambas me miraron con los hombros encogidos en señal de desinterés mientras mi padre leía el diario al lado de la estufa.

Salí tarde de la casa de mi padre, justo a tiempo para tomar el metro de la noche. Me encontré en la combinación línea 1- línea 4 a un hombre llamado Guillermo Salinas. ¡El padre de Carolina! Fui a saludarle calurosamente y a contarle que era amigo de su hija y que la pequeña era un ángel. A la vez quería reprenderle el hecho que no la mandara a la escuela. Cuando mencioné el nombre de la pequeña el hombre me miró y me dijo que él no tenía ninguna hija. Esto me pareció increíble, le describí a la niña y él la reconoció pero aseguró que él no era su padre. “Esa niña siempre está rondando por acá, creo que es hija de una conserje. Es un mal para los niños andar siempre solos en el metro, pueden caer a las vías, hacer travesuras. En fin, solo la conozco físicamente y me parece una mocosa insoportable además de gorda”.

En todo el camino a casa me vine en silencio, no tenía cargado el reproductor pues ya no acostumbraba a usarlo pues había preferido las conversaciones con Carolina. ¿Por qué me habrá mentido? ¿Quiénes son sus despreocupados padres? No creo que…sería insólito ¿Será producto de mi imaginación?
A la mañana siguiente apenas la vi le exigí que me dijera la verdad y la niña con lágrimas en sus ojos me juró que no mentía. Al ver que la hice llorar la abracé fuerte y le di unos dulces que había comprado para ella hace unos días. Al descender una señora me tomó del brazo y me dijo estas palabras que me dejaron pensando: Esa niña hace años que está aquí, joven. No parece envejecer y siempre ocupa esa misma ropa sin verse sucia. Tenga cuidado pues tiene una mirada extraña. Hasta antes de este consejo improvisado, no había notado la extrema blancura de sus ojos y los párpados tan rosados…aunque sí esas pestañas enormes que parecían arañas en su cara roja. Los peores pensamientos cruzaron mi mente, no quise pensar más en ella así que a la vuelta a mi casa no le dirigí una sola palabra. Le pedí prestado el reproductor a un amigo de la facultad, así no escuchaba su voz. Cuando caminaba hacia la salida me di una media vuelta y la vi con lágrimas en los ojos y agitando sus brazos, llamándome.

Pensé que todo era una locura, producto de mi imaginación así que un día volví a hablarle para retomar la amistad. Me confesó que se sintió muy lastimada el tiempo que la ignoré. Cuando ya nos despedimos en la estación Universidad Católica mire hacia el techo. Allí colgaba un pequeño crucifijo con unas flores de plástico, me pareció extraño. Le pregunté al conserje que estaba a mi lado qué eran aquellas cosas y por qué estaban ahí. Me contesto mirándome con una sonrisa tan oscura como hermosa: Eso está desde que mi hija cayó a las vías por accidente. 3 años ya. Una pequeñita regordeta de 8 años. Ay, Carolina. Una lástima, ¿No?



Stephanie~*

martes, 31 de julio de 2012

Esa nueva forma de saludar expresa un infinito adiós, pues a lo eterno saludas y con un aire de abandono despojas una sonrisa en medio del camino llevándote así, contigo, las palabras que de mi boca no alcanzaron a salir...Nunca

martes, 24 de julio de 2012

Luchito y la pelota


Su hija rebelde Ana se casó con el engreído Sergio de la compañía de taxis yerno del lustra zapatos que tomó un taxi como no podía caminar una otra cuadra para ir a comprar una pelota en la tienda de Don Pepe que el artista en movimiento le pidió a este lustra zapatos para que actuara lo que podía suceder si Luchito jugaba a la pelota cuando el heladero le dio cambio de quinientos pesos al papá de Luchito para pagar al artista para que pudiera entender por qué no era bueno jugar a la pelota en el paseo ahumada.

Stephanie

domingo, 17 de junio de 2012

Eveline

"...sentir a Frank como un desconocido, donde todo el amor se desvanece al dejarlo partir solo entre toda la multitud de desconocidos en la cual Frank era uno más..."

domingo, 3 de junio de 2012

Stopping by woods on a snowy evening

Whoso woods these are I think I know
His house is in the village though;
He will not see me stopping here
To watch his woods fill up with snow

My little horse must think it queer
To stop without a farmhouse near
Between the woods and frozen lake
The darkest evening of the year

He gives is harness bells a shake
To ask if these is some mistake
The only other sound's the sweep
Of easy wind and downy flake

The woods are lovely, dark and deep
But I have promises to keep
And miles to go before I sleep,
And miles to go before I sleep

 Robert Frost

jueves, 24 de mayo de 2012

Papá...dime que sólo será una pesadilla papá



Y de manera extraña y repentina seis personas de aquel auditorio murieron sin explicación alguna, dicen que una chispa en el corazón fue la que les ocasionó el fin. Uno de ellos fue mi papá, ¿porqué no me senté yo allí? ¿Por qué no estuve a su lado? ¿por qué no lo senté conmigo en la hilera de atrás?
Encontré una carta, decía "de Papá". No puede ser, él ya no está y si alguien jugaba conmigo estaba siendo muy cruel, aún no podía superar el dolor. La carta decía:

"Mi niña, mi hija. Déjame pedirte perdón por haberme ido de manera repentina, quiero que sepas que te amo a ti y a tus hermanos. No estaba en mis planes pero Dios lo quiso así, sólo quiero compartirte algo... De primera sé que llorarás, después te entristecerás y llorarás de vez en cuando, luego lo superarás y me extrañarás, me recordarás de vez cuando...y quizá me remplaces, pero debes saber que yo siempre pensaré en ti y te cuidaré, sientas o no el beso en la frente que cada noche te daré..."

Entonces comprendí que el rápido latir de mi corazón por las noches, y ese sudor frío y lágrimas desconsoladas que brotaban eran el efecto de sus besos de las buenas noches. Nunca lo olvidaré, nunca lo reemplazaré, nunca habrá nadie como él.........

Espero que esto se quede en una mera pesadilla y nada más, ¡te amo papá! :(
Stephanie!

lunes, 30 de abril de 2012

Un día viernes de lluvia, en la micro

Tan cansada de hablar con palabras que nadie comprende. No se puede escapar de la realidad. No se puede rechazar a todo el mundo, que no escaparemos... o que no queremos escapar. Como si me mirara tanto en el espejo y que mi alma haya quedado en otro lado. Poco importa, pero puede desarmarnos. Sonrisas inocentes de pequeñas que no se adelantan a las cosas y que o comprenden las connotaciones, y tratamos de venderles que están y estarán enfermos. Con cada exhalación , un ánima perturbada se asoma en nuestras narices. El momento en que el gris brillante, el día que lloramos por la causa, el minuto en que te rindes... No es hoy, no fue aún y su ocurrencia es más dudosa que el idioma de un río. Nada tenemos, nada perdemos, odio sin sentido, amor condicionado, pureza fingida, esperanza perdida. Magos vencidos por nuestro truco mortal.

Stephanie

domingo, 29 de abril de 2012

So you were mine...
But that's it.
Bye


Stephanie

sábado, 28 de abril de 2012

Plaza de Armas

Hace décadas que mi familia migró al gran Santiago, pero aún así ninguno de nosotros ha logrado dominar el idioma de esta ciudad. Según mi parecer, aquí todas las personas presentes hablan el mismo lenguaje pero pareciera que algo tienen de diferente: los más blancos se corren hacia un lado y los de tez más oscura, agrupados en el otro, como si fueran dos clases de personas. No lo comprendo…quizá si dominara este idioma podría llegar a razonar como lo hacen ellos. Yo los veo a todos iguales. Creo que nosotras, las corrientes palomas nunca lo entenderemos.


Stephanie!

domingo, 5 de febrero de 2012

Aprobación

¿Cuál es el motivo?
No entiendo ese sentimiento interior, ese de aprobación social.
Ese que me hace verme por dentro y decir, no basta lo que soy, me falta algo y al ver que alguien más lo posee se me pudre el día.
La sociedad influye mucho, ahora por qué motivo somos vistos como pecadores de la gula las personas que nos gusta comer, o los que como yo somos resistentes a la insulina o los de diabetes.
Cierro los ojos tratando de buscar la solución a este quietud interior pero no puedo. No es así de simple. It's just not about forgetting. Parfois, je veux être une autre fille.