Somehow the world feels colder now

jueves, 29 de julio de 2010

Una niña que juega a ser mujer, Parte I


Esta es la historia de Ámbar. Ella es una niña/adolescente, muy normal, común y nada extravagante. Tiene 15 años, 15 años y 5 meses. Su mamá trabaja como costurera y de allí da su aporte para el hogar, su padre es ingeniero en construcción. Bastante sustento tiene, el cual alcanza para toda su familia. Tiene una hermana, Alexia, quien tiene 12 años, Gonzalo de 7, y antes vivían con su hermano mayor Teodoro, quien tiene 26 y ya hizo su vida. De vez en cuando iba a misa, cuando no se quedaba dormida por la agotante semana que le toca pasar. De Lunes a Viernes asiste a clases en un colegio particular subvencionado mixto, buena excelencia académica y ella es una de las mejores. Tiene muchos amigos, los cuales la mantienen ocupada y nunca aburrida. Los sábados practica ballet como de costumbre. Ya es una excelente bailarina. Es muy linda, tiene un cuerpo bonito, es delgada pero no muy alta y su cabello es rubio y largo. Tiene muy buenos valores inculcados en su casa, y vive su vida plenamente. Es una niña muy inocente, tierna, dulce y respetuosa. Pretendientes no le faltan, no le cae mal a nadie. Es un ángel, la regalona de papá, el ejemplo de sus hermanos, la más juguetona y risueña, la que acompaña a Gonzalo cuando él la necesita. Pareciera que la vida de ella es perfecta. Ámbar lleva 9 meses con su pololo Andrés, y lo conoce desde pequeña, ya que eran vecinos. En este tiempo ella se conectó mucho con él y aseguran amarse mutuamente. Un día, él le pide tener relaciones, y Ámbar se niega. Sigue bien la relación y con ningún problema. Pero cuando llegan los 9 meses de pololeo y se asoma el cumpleaños de Andrés 2 semanas después, Ámbar toma una decisión que ella cree correcta, le dará el mejor obsequio que una mujer puede entregarle a un hombre en su cumpleaños, pero por adelantado. Cuando esto ocurre los lazos se hacen más fuertes y dependen el uno del otro y tienen autoridad sobre ellos. Esto no es constante, pero pasa a menudo. Un tiempo después ella tiene síntomas extraños, acompañados de un atraso en la menstruación de Ámbar, más nervios de parte de ella. Un test. Espera la respuesta. Espera que su vida perfecta no se arruina. Se toma la cabeza y no lo puede creer. Se arrepintió, en este momento deseó haber nunca tenido que dar ese paso. Pues ahora Ámbar está embarazada.


Stephanie !

No hay comentarios: